Make your own free website on Tripod.com

REVISTA VIRTUAL DE GERENCIA

 

FINANCIAMIENTO Y EDUCACIÓN.


Autores: Prof. Miguel Mujica. AEP-FaCES-UC/UCV

             Prof. Belkys Jiménez de Vargas. USB-Núcleo Litoral

Resumen: En el presente artículo  se  intenta  enunciar   una reflexión  acerca  del financiamiento a la  Educación  en  Venezuela , involucrando   necesidades  sociales  con estrategias  gerenciales , así como  confrontando posiciones  de diversos estudiosos  del tópico , con el objetivo  de lograr  la misión  del  requerimiento de recursos  para desarrollar  ventajas  competitivas  con un capital  humano acorde  con las exigencias  de un contexto globalizado.

 Palabras claves: Educación , estrategias, gerencia, recursos , financiamiento, competitividad.

Abstract: In the presently article is tried to enunciate a reflection about the financing to the Education in Venezuela, involving social necessities with managerial strategies, as well as confronting diverse specialists' of the topic positions, with the objective of achieving the mission of the requirement of resources to develop competitive advantages with an in agreement human capital with the demands of a context globalizado.

Key words: Education, strategies, management, resources, financing, competitiveness.

¿A QUIEN BENEFICIA EL FINANCIAMIENTO A LA EDUCACIÓN EN VENEZUELA?.  

El debate acerca de la procedencia de los fondos para el financiamiento de  la  Educación y por otra parte  una vez obtenido, a quien beneficia , es permanente.

Entonces se presentan las categorías conceptuales de progresividad y regresividad.  La primera va referida en el sentido de quien  paga mas impuesto, mas beneficio recibe y el segundo, quien recibe más es el que menos paga. En el análisis de Leslie y Brinkman (1988), se hace un planteamiento en cuanto a la redistribución de los recursos en función de quienes aportan los mismos. En el caso de la sociedad que ellos toman como contexto para su estudio, éstos recursos provienen del público esencialmente y ello da pie para  sus posteriores conjeturas y conclusiones por cuanto el carácter de los ingresos públicos tienen otras connotaciones en esas latitudes para efectos de su redistribución a la población.

En el caso particular de Venezuela, Duplá  (1997), hace un análisis del asunto educativo en el país en el que se visualiza como ha sido el  crecimiento a nivel  de preescolar, básica, y media-diversificada y profesional, que en el sector público se elevó a 21,34% y en el sector privado a un 61,62%.

Pareciera que la educación privada  desplazara a la pública, pero es importante aclarar que la primera es accesible a ciertos niveles de la población, es decir, aquellos que pueden pagar.

Por el contrario los sectores de clase media baja y baja presentan un déficit al respecto.

Igualmente plantea el referido autor, el incremento que ha tenido la educación preescolar entre  estados considerados pobres: Amazonas, Apure y Trujillo, y de la misma forma que el 83% de los niños atendidos en este nivel pertenecen al medio urbano y el resto (17%) al ámbito rural.

Es curioso lo referente a la deserción escolar estimada en un 36% aproximadamente, lo cual se traducirá más adelante en una población de desempleados con dificultad  de incorporarse a una actividad económica definida.

Todo ésto, que también es aplicable a la Educación Superior, se traduce en una sola cosa: la población venezolana considera a la Educación Privada de mayor calidad que la Pública, por lo que operativamente y sin decretos, lo que se ha venido dando es una privatización del sector.  Esto se da al mismo tiempo que  se polemiza acerca de  lo justo o  no de la distribución  de los recursos asignados al sector Educativo Pero a pesar de lo que la gran población que se encuentra inmersa en la educación preescolar, básica y media-diversificada y profesional, que supera a la del sector de Educación Superior, ésta abarca un gran porcentaje del Presupuesto Educativo  sin unas aparentes exigencias previas para ese destino; no obstante la tendencia de los últimos años, este presupuesto ha disminuido al contrario de lo que ocurre en los países industrializados que cada día invierten en la educación un mayor porcentaje del PBI respectivo.

Por su parte  Juan Carlos  Navarro (1996),  considera que  no ha habido  en los últimos  años  una disminución  en el Presupuesto Educativo , sino que  se ha mantenido  tal  como se muestra a continuación:

Gráfico No. 1

 

Fuente: Juan Carlos Navarro ( Op. Cit. )

Se refleja  la magnitud del porcentaje  sobre  el presupuesto  total  de la educación   asignado  a la Educación Superior  y que  su disminución  no  obedece  a  restarle  prioridad al Sector , sino que se deriva  de reducciones generales en el gasto público, conservando así  su  promedio  porcentual  estipulado de manera recurrente, además del incremento desmedido de la matrícula  estudiantil , lo cual acarrea una  distribución  de menor cantidad de recursos  líquidos  entre una mayor cantidad de   beneficiarios. Esto a la fecha no ha variado  en muchas cosas.

  Ahora bien, es importante considerar que la Educación junto a la salud son prioridades de un país alrededor de las cuales tienen que ponerse de acuerdo los niveles políticos de la sociedad; considerando entonces el presupuesto asignado por la Educación, su distribución, el financiamiento de la Educación Superior ( modalidades ), todo ello dentro de un contexto de Sociedad Informacional. En  relación a ésto es importante resaltar  las modalidades  de Gestión que deben darse para gerenciar adecuadamente a la Educación  Superior , con la intención de  lograr la optimización  de los recursos asignados, para justificar la Inversión Social en Educación . En este punto recordaremos a los planteamientos iniciales en relación a quién benefician los ingresos públicos vía gasto público. En un país como Venezuela, lógicamente su principal ingreso no proviene de los  impuestos  a  los cuales están sujetos sus ciudadanos y demás contribuyentes , sino que  se  origina de la actividad petrolera, y que teóricamente  el beneficio que genera es de todos  los venezolanos.

Por otra parte  es de todos conocido  que el nivel de pobreza , se ha elevado a un 80%  de   la  población y que precisamente al depender  de una  renta  que se deriva  de la producción  de una  materia prima  determinada ,   ésto se ha reflejado  en el  poco desarrollo  del aparato productivo no tradicional, a lo cual se le  agregan  los múltiples  problemas de tipo social  propios  de una sociedad con las características enunciadas de manera general, presentándose de esa forma un dilema: ¿ Cómo satisfacer los requerimientos  de esa numerosa  población  problematizada?. De la misma forma  genera preocupación  como redistribuir  los ingresos provenientes   de la principal   actividad del         Estado   , así como de las regiones  y localidades, sobre todo si se trata de  estos países en vías  de desarrollo , no hay opción ,pareciera , que todo  conduce  a la cultura del subsidio, en este caso de la Educación. En  referencia a esto,  cualquiera diría  que se está tergiversando el sentido social de ella.

Consideramos, igual que lo que plantea  Antonio  Francés  (1999), que si bien  se puede reducir el presupuesto  Educativo, éste debe de orientarse  mas bien a los primeros niveles  de Educación y que  el Sector de Educación  Superior  debería restringirse, dándole cabida  únicamente  a los que realmente   tengan condiciones  para lograr culminar sus estudios  en el tiempo establecido, implicando ésto  que se implementen  programas de ayuda social a los que tengan escasos  recursos  económicos para cursar dichos estudios y reunan esos requisitos. De la misma forma, habría que hacer  una evaluación  total y minuciosa del personal docente y de empleados  de las diversas instituciones educativas públicas y de esa manera  lograr reducir la burocracia dominante,en las mismas. Teniendo el tamaño óptimo  de su componente humano, se contribuiría al logro de  la misión de la respectiva Institución. El mencionado  autor, hace referencia, que en Venezuela hay numerosos ejemplos de gerencia  efectiva en el ámbito Educativo, que van desde los colegios  religiosos en zonas marginales (Fe y Alegría), pasando por Instituciones de diversos niveles educativos que satisfacen los requerimientos de una sociedad cada vez más exigentes, hasta llegar a los convenios Industria-Universidad ( caso Fundametal) que sirven de modelos de que si puede gerenciar la Educación a través de un uso racional de los recursos que se le asignen, y de esta forma propiciar que en inversión que se realiza en el capital humano, se pueda retribuir al país por medio del trabajo innovador y creativo, producto de un capital humano debidamente desarrollado.

Por otra parte lo que se ha palpado, sobre todo los que estamos en funciones directivas Académicas en las Universidades Nacionales, es precisamente que un alto porcentaje de los cursantes de dichas universidades van desde clase media-alta hasta clase alta, lo que pudiera considerarse como una paradoja, por cuanto lo gratuito de la Educación Superior en cierta forma  iría en función de  ser accesible a todos los estratos de la sociedad, lo cual hasta cierta época se realizó, pero con el transcurrir del tiempo las condiciones sociales económicas y políticas cambiaron esta situación; alejando cada vez más la posibilidad de redistribuir por esta vía los ingresos del Estado, haciendo realidad el patético momento reflejado en el gráfico Nº  1 donde se resalta un alto porcentaje de la población con problemas esenciales y vitales, que van de la habitación hasta el nivel educativo al cual tiene acceso, reflejo en sí entonces de una desigual redistribución de la riqueza social, cumpliéndose así que tendrán acceso a la Educación quienes puedan costearse los estudios, lógicamente esto abarcaría apenas no más del 20% de la población nacional si nos apoyamos en el gráfico mencionado.

Gráfico Nº 2  Fuente: Sánchez, Yamilka (1998)

Esto presentado en el año de 1998, no ha mejorado, y sería un infeliz desacierto tratar de achacárselo como se ha hecho al gobierno de turno, sencillamente (sin estar parcializado con este último) son años de negligencia, irresponsabilidad, desidia que acumularon todos esos problemas indicados en dicha proyección y que se puede ratificar a continuación:

Gráfico Nº 3  Fuente: El Nacional/ 17-7-99. Pag. C/2

Casi un año después tal como se dijo la situación ha empeorado, dejando a los sectores menos favorecidos económicamente, prácticamente al margen del sistema educativo y por ende sin acceso al mercado de trabajo formal. Todo esto con  el agravante del advenimiento de los paradigmas de la Globalización y la Competitividad, dentro de un  mundo cada vez más informacionalizado donde el capital  humano debe tener unos requerimientos mínimos de conocimiento que debe poseer y dentro de este esquema su status no pasa de ser un excluido de estos procesos de Post-industrialización.  

EL CONTEXTO APREMIA, LOS TIEMPOS HAN CAMBIADO: CASO UNIVERSIDADES VENEZOLANAS

Hablar de la problemática del  financiamiento en el sector de Educación  superior ( ya lo hemos mencionado  en  investigaciones anteriores ), equivale hacerlo sobre la Sociedad misma, es un reflejo fiel de ella. Los múltiples problemas que la afectan pueden ser resueltos a través  de las teorías que se predican en su recinto ,sobre todo si se trata de  Gerencia, sin embargo se palpa  una contradicción  entre el decir  y el  hacer por parte de sus directivos, ya lo citaba  Evaristo Méndez (1995) , en relación a las diversas  fuerzas que se  contraponen en el Sistema Educativo: “...A nivel interno se tienen dos fuerzas que amenazan la estabilidad de la institución como son el gremialismo y la politización de la academia. Ambos  son obstáculos para la eficiencia, el perfeccionamiento y la competitividad, pues el primero al poner énfasis en la Estabilidad laboral, termina constituyendo un personal burocratizado y conformista. El segundo ha promovido la perversión de los objetivos académicos, al darle privilegio al clientelismo, al mediatizar la acción académica por la acción política...”  

Esta reflexión evidencia un estado tal de las Instituciones Universitarias que parecieran constituir una especie de obra teatral en relación con su función real. Ente esto es necesario ubicarse dentro de la  realidad del Sistema de Educación Superior en Venezuela. La forma en que se “reorganizó” al inicio del período democrático (1958), su carácter populista, condujo a la estructuración del Sistema Educativo que tomó características muy sui generis: la educación a todos sus niveles adoptó una orientación netamente gratuita accesible a todos los estratos socio-económicos. Sin embargo las dificultades de tipo fiscal en los últimos años ha propiciado un cambio al respecto, la cantidad creciente de la población estudiantil, el recurso humano de planta con índices bastantes bajos de rendimiento y públicamente notorios dieron la evidencia para que los altos organismos de Planificación del Sector Público, así como los sectores conscientes de la sociedad civil en Venezuela, alertaran de la necesidad de racionalizar los recursos invertidos en el Sistema Educativo y se pudiera pensar en los criterios usados para gerenciar los recursos. La politización de la Administración de la Educación Pública a este nivel se ha convertido en su principal obstáculo, a tal punto que análisis tales como el de Frank López (1995), describe una percepción de la Estructura Universitaria con sus fortalezas y debilidades, dentro de este ambiente. La forma como las universidades se convirtieron en aparatos eficaces más no eficientes, tuvo que ver con la evolución o involución de la sociedad política y de la misma forma que esta última se habituó a satisfacer las necesidades de sus promotores más que el logro de sus objetivos. El despertar dentro de la realidad económica actual condujo a la redefinición de una serie de objetivos en lo que respecta a los diferentes subsistemas que conforman la estructura política social del país entre ellos: la Educación y especialmente la Educación  Superior. Es así como empiezan a considerarse  aspectos tales como la tendencia del crecimiento de las matrículas, de las políticas de formación de los recursos humanos, los patrones de financiamiento, el desarrollo de la investigación, los cuales se enfatizaron en el IX Plan de la Nación como temas esenciales para la Reforma de las Universidades. Esto lógicamente abarcaba la tendencia de modernizar todo el sistema, no solo de nombre sino en lo más profundo, es decir, una especie de “reingeniería”, o un replanteamiento del modelo para hacerlo más efectivo. También se recalcan las áreas en las cuales se denotan ciertas fortalezas competitivas y se concibe la necesidad de optimizar las mismas. En este orden de ideas se plantea una estructura flexibles con claridad en los diferentes canales de comunicación así como el requerimiento de modernizar la fuente de recursos requeridos y generados por la actividad. Para ello es indispensable armonizar el régimen jurídico con las estrategias gerenciales innovadoras tales como: Reingeniería, Benchmarking, Calidad Total, Just in Time, Gerencia Basada en el Valor, Balanced Scorecard, y cualquier otro que pudiera servir al logro del cumplimiento de la misión de estas instituciones, así como el manejo gerencial tal como lo hace una Corporación exitosa y sin perder de vista sus altos fines. El uso de la Teoría Gerencial dentro de la Gerencia Universitaria ( Mujica M.,1996) vendría a ser un garante de la efectividad  de los mismos, como agentes esenciales de cambio e innovación para el logro de un país sólido y competitivo.  

Hablar de uso óptimo de los Recursos de las Instituciones Universitarias en Venezuela, equivale a compararlas con una gran corporación y establecer de qué manera logran excelentes resultados. En esa medida parece conveniente hacer un análisis retrospectivo, así como actualizado y de esta forma hacer las proyecciones necesarias de la situación deseada tomando en cuenta esa gran cantidad de postulados teóricos que proponen llevar a la excelencia. Se puede partir de cierta forma del análisis de algunos documentos tales como los provenientes del VIII Plan de la Nación, donde se propone la necesidad del Autofinanciamiento para este sector. Eso tiene eco en diferentes sectores de las Instituciones Universitarias y específicamente en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo en las Jornadas   de Políticas de Investigación realizadas en 1992, donde se proponen algunos lineamientos y estrategias que conllevaran al autofinanciamiento para la transformación del Modo de Operar al respecto, además de la interacción con el entorno, pudiendo éste transformarse en financista . Otras  Instituciones tales como  la Universidad  Simón Bolívar  y el IESA , han sido modelos  referenciales en lo que concierne  al autofinanciamiento  y gestión de sus recursos. Posteriormente en 1995, en el IX Plan de la Nación se vinculan los términos Autofinanciamiento, Calidad y Productividad, a la manera de un proceso determinado, donde se presta un servicio o se elabora un producto determinado. En ese mismo año (1995) el Ministerio de Educación en su no menos conocido Plan de Acción, amplió los aspectos particulares de lo enunciado en el IX Plan de la Nación. Así sucesivamente en el Presupuesto (reconducido) de 1996 se recalca el aspecto de la justificación del Presupuesto en función de los Planes Estratégicos y Operativos. En los últimos meses del año 1996 a raiz de los conflictos de principio de año, se ratifica lo que se ha  venido planteando en función de la posición para unos intransigente y para otros valiente del entonces Ministro de Educación (1999) cuando planteaba que los gastos en el sector de Educación Superior deberán justificarse y esto implica una gestión adecuada para esos recursos. Esto no excluye a los postgrados que deberán cumplir una serie de requisitos para poder ser acreditados, entre ellos estar produciendo investigación, plasmado esto en las líneas de investigación existentes. Esto supone que  los postgrados para sobrevivir deberán ser eficientes, si no lo son están condenados a la desaparición. No basta  ser buenos académicos para ser buenos gerentes, sino que es necesario  ser eficientes administradores en el sentido de la palabra para usar los recursos adecuadamente. Es importante diferenciar entre la función del Estado, sea  este regulador o no  yla visión proactiva que tenga su dirigencia. Tal como lo dilucida  comparativamente  Ugarteche (1997), teniendo como ejemplo el éxito logrado en el Sudeste  Asiático aplicando el enfoque Económico  neo-clásico. Sin embargo la  ejecución  gerencial   de la Gestión Pública  fue orientada  hacia la gerencia del valor logrando los objetivos propuestos.

Todo lo anteriormente mencionado requiere de la reacción  por parte de los actores  sociales que intervienen   , que deben de considerar los cambios  dados en el entorno para adecuarse a ellos y poder disfrutar de las  bondades de los nuevos entornos Organizacionales tal como lo plantea Carlota Flores (1999) : “...La Sociedad se está revelando-¡ y rebelando!- como innovadora y eso es imparable. La innovación se desencadena a través  de una especie de  red neural. Hay  procesos de imitación  por contacto . Cada innovador exitoso es un ejemplo para otros similares , pero además, se convierte en un acicate  para quienes operan en su entorno. Sus  necesidades cambiantes lo  llevan a  proponerle cambios a sus  proveedores-en financiamiento, en mercadeo, en insumos y servicios. Ya es una costumbre de buena gerencia, aplicada en muchas empresas en Venezuela el ocuparse del desarrollo de proveedores. Hay casos en los cuales el cliente, sobre todo cuando se trata de una empresa grande, co-financia la modernización tecnológica u organizativa de su proveedor. También se están  formando cada vez mas   alianzas y estructuras de cooperación entre proveedores y clientes e incluso entre competidores. Es así  como se da  la competitividad en el nuevo paradigma, con una mezcla de especialización, innovación y cooperación...”  (p. 4)

Con estos señalamientos se nos induce que  las Organizaciones, en este caso el sector de Educación, debe responder a las nuevas exigencias de la sociedad pero que simultáneamente en el caso de Venezuela, debe considerar sus condiciones sociales, políticas y económicas. Ya Antonio Francés (Op.Cit.), señalaba el sentido que debe tomar la Educación para el logro de un capital humano competitivo, teniendo como modelo las Instituciones Educativas que han demostrado una gestión óptima de sus recursos y el cumplimiento de su misión, ésto es: la formación del capital humano idóneo para responder a las exigencias de su entorno.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES:  

Consideramos una serie de medidas que se requieren para un modo alternativo de gestión del Sector Educativo que incluye lo relacionado con financiamiento y la redistribución de los recursos obtenidos. Es importante aclarar que no es asunto de liquidez únicamente sino que se tienen que considerar aspectos tales como:

* Nuevas estructuras gerenciales y organizacionales.

* Nuevas estrategias y prácticas gerenciales: calidad total, reingeniería, Balanced scorecard, etc.

* Las limitaciones del marco legal donde se desenvuelven las Instituciones Educativas que propician condiciones tales como:

- Rigidez.

- Anacronismo.

- Trabas al conocimiento.

- Falta de actualización en nuevos sistemas y procedimientos.  

* Rezagos en cuanto a la  tecnologización cada día más intensa en el entorno.

* Paradigmas que impiden una visión compleja de la problemática del Financiamiento alternativo de la educación.  

En este marco, creemos que es necesario tomar en cuenta la descentralización (Hanson,1997) del sistema educativo, así como la cooperación entre el Sector Público y el Privado en lo concerniente a la gestión de las instituciones que lo remiten. Hay que tener en cuenta que unos de los beneficiados con un capital humano desarrollado, lo constituye el Sector Empresarial. Por otra parte tomando en cuenta aspectos básicos de la justicia social, habría que racionalizar la transferencia adecuada de recursos líquidos para el desarrollo del componente humano inmerso en pobreza, sin caer en el llamado populismo, proponiéndose de esta forma mejorar sus condiciones de vida y por otra parte mejorar sus factores de competitividad. En esto debería de estar inmersos tanto el gobierno nacional, regional, local, y los ciudadanos por cuanto  el esfuerzo en gerenciar los recursos asignados a la Educación es responsabilidad de todos.

BIBLIOGRAFÍA.

 

Duplá,F. Javier (1997). La cuestión Educativa  en Venezuela. De los preescolares a las Universidades.Revista SIC.  Especial 60 años. Centro Gumilla.Diciembre-1997. Año LX. Nº 600. Caracas.

El Nacional (1999). Casi 9 millones de personas viven en condiciones de  pobreza extrema. Diario El Nacional. 17/07/99. P. C/2. Caracas.

Flores, Carlota (1999). La Sociedad se está revelando-¡ y rebelando!-como innovadora. En : Círculo de Sartenejas. Publicación mensual de los Egresados de la Universidad Simón Bolivar. Distribución Diario El  Nacional.03/09/99. Caracas.

Francés, Antonio (1999). Venezuela posible,Siglo XXI. Ediciones IESA. Caracas.  

Hanson,Mark (1997) . La descentralización Educacional:Problemas y desafíos. Programa de Promoción de  la Reforma Educativa en América  Latina y el Caribe.  http://www.iadialog.org/preal9sp.html (05-12-99)  

Leslie,Larry/Brinkman,Paul (1988). La equidad de los Sistemas Tradicionales de Financiación. En: Economía de  la Educación. (Esteves Oroval Planas ,Editor). Londres  

López, Frank (1995) . El  Reordenamiento de las Universidades Autónomas. Cuaderno de Debate. Comisión de  Reforma Universitaria. Universidad de Carabobo. Valencia , Venezuela.  

Méndez ,Evaristo (1993).Gerencia Académica. La construcción de la Educación del  III   Milenio. Editorial de la Universidad del Zulia. Maracaibo  

Mujica ,Miguel (1996). Propuesta de un  Modelo de Gestión y Financiamiento para los Estudios de Postgrado: caso FaCES-UC. Proyecto y Ponencia,presentados y disertados en el XIX Taller Nacional sobre los Estudios  de Postgrado en Venezuela y del XVII Núcleo de Autoridades  de Postgrado-Consejo Nacional de Universidades.29/02/96. Valencia, Venezuela.  

Navarro, Juan Carlos (1996). El Financiamiento de la Educación Superior. En: Revista SIC. Año LIX. Nº 585. Junio-1996. Caracas  

Sánchez,Yamilka (1998). 14% de la población que vive  en pobreza crítica es indigente. (Sobre un estudio de Datanálisis/Rafael Pérez V./ Diario El Nacional. P. E/1. Caracas  

Schutz, T. W. (1961).  Inversión  en Capital  Humano . En: Economía de la Educación. ( M. Blaug ) . Editorial Tecnos.  USA  

Ugarteche, Oscar ( 1997) . El falso dilema: América Latina en  la Economía Global. 1era  Edición. Editorial Nueva Sociedad. Caracas

 


principal areas